miércoles, 8 de marzo de 2017

Personal: el síndrome Carrie Bradshaw.


Y esto no es bueno, el nombre engloba estupidez y baja autoestima. Uso a Carrie Bradshaw como niña símbolo, niña símbolo de los problemas del corazón, de las relaciones malas, del ir y venir. Lo peor, es que estoy casi segura de que sufro de este síndrome, o sea, tengo a mi propio Mr Big.

sábado, 14 de enero de 2017

Película: La La Land.


El romanticismo que perdura.

No importa si no te gustan los musicales o las películas románticas, esta te gustará. Es una película hiperrealista, bañada con escenas preciosas de canciones y coreografías. Una historia sobre el amor en todos los tiempos, con dificultades y matices, que huye del cliché y nos abre una ventana para divisar nuestra realidad.